2008

“Una breve cronología de incidentes comisariales del siglo XX”

LaPinta

Investigación realizada en el marco del proyecto Se Busca Curator, promovido por el colectivo LaPinta. Se presentó el año 2008 en formato de espacio de consulta en el Centro de Arte Santa Mónica, en Barcelona. El año 2010 se realizó la publicación homónima, editada por LaPinta. A continuación se ofrece el texto de presentación del proyecto y en el archivo para la descarga se encuentra la investigación con todos sus apartados.

“¿Qué es un comisario?” Esta pregunta no tiene sentido, ya que el comisario no es algo, sino que hace algo. No hay una ontología para el intermediario: se trata de un agente performativo y ejemplar, que adquiere subjetividad en y por medio del acto de mediación. Soren Andreasen & Lars Bang Larsen, 2007

Irónicamente, el museo que se suponía que era el árbitro de la cultura moderna es ciego respecto a su propia historia cultural. El Museo de Arte Moderno es una institución donde reina la amnesia. Mary Anne Staniszewski, 1998

 

Con “Una breve cronología de incidentes comisariales del siglo XX” recogemos 37 relatos de  diferentes sucesos relacionados con el comisariado, principalmente de arte contemporáneo. La cronología empieza en el año 1907, con el poema que Guillaume Apollinaire publicó en Je dis tout, donde ridiculiza al director de la organización de los Salones de Otoño de París; y acaba en el año 2008, con el proyecto The Manifesto of Possibilities, con el que se intenta desarrollar un manifiesto colaborativo sobre la realización de proyectos en el espacio público, implicando, en su elaboración, a los diferentes agentes que toman parte de este tipo de proyectos.

Con “Una breve cronología de incidentes comisariales del siglo XX” aportamos, así, algunos modos contrastados con los que se ha concebido, practicado y narrado el comisariado. Más que en los discursos sobre arte que se han generado por medio de proyectos y exposiciones, ahondamos en algunos momentos que, más escasos –o, como mínimo, menos visibles- también se ha intentado representar la misma práctica comisarial.

La cronología que presentamos se nutre de una información que, en el mejor de los casos, la historiografía ha tendido a reservar para las notas a pie de página y, más que dar como resultado una narración evolutiva de la práctica comisarial, hemos procurado que la secuencia de documentos funcionara más bien para el despliegue de controversias y se orientase hacia la multiplicación de significados entorno de la práctica del comisariado.

Con este trabajo hay la voluntad explícita de eludir la posibilidad de concretar una única definición para esa práctica y, así, además del contraste cronológico y geográfico que hay entre las noticias que se aportan, también hemos querido subrayar algunos contrastes que se deben a la disparidad de agentes que se han responsabilizado de los procesos comisariales (comisarios independientes, comisarios de museo, comisarios políticos, artistas, arquitectos, galeristas, etc.), así como la disparidad de proyecciones que han procurado sobre esa práctica los demás agentes que se implican en un proceso de creación (público, artistas, críticos de arte, educadores, etc.).

En cuanto al título de la serie, “Una breve cronología de incidentes comisariales del siglo XX”, se trata de una referencia a la cronología que Alison Green publicó en el año 2000, la cual también se incluye entre los relatos que se presentan. La aproximación de Green se basaba principalmente en el producto que resulta de los procesos comisariales; es decir, en aquel caso se trataba de una ordenación cronológica de un conjunto de exposiciones y de proyectos relevantes que se ha llevado a cabo a lo largo del siglo pasado; los cuales, asimismo, la historiografía también ha tendido a descuidar en beneficio de privilegiar el estudio de las producciones artísticas por sí mismas.

En contrapartida, en nuestro caso focalizamos el interés sobre los procedimientos que se han desarrollado para la gestión de los proyectos, la organización de sus agentes, la narración de los procesos, así como la producción de significado entorno de la misma práctica comisarial. Se trata de unos aspectos que, excluidos igualmente del mismo escenario de representación que habitualmente se articula con las exposiciones, así como también escasamente desarrollado entre los estudios más recientes sobre comisariado, nos pueden informar y permitir el debate en torno a las políticas y las economías del comisariado, así como enriquecer lo que se refiere también a la interpretación de la práctica del arte.