2013

Lúa Coderch: La montaña mágica

Fundació Joan Miró

Espai 13. Programa de exposiciones Arqueología preventiva.

 

Demoler a mazazos un edificio de hormigón.

Forjar la grandeza de la copia.

El turista es un intérprete en constante estado de sospecha, que se lanza a la búsqueda de signos capaces de certificar su experiencia como auténtica.

El relato tiene que ser fiable.

 

Antiguamente se decía que Barcelona se había construido íntegramente con piedra de Montjuïc. Por eso se creía que la montaña tenía una capacidad infinita para regenerarse. Sin embargo, hoy en día esta capacidad se ha transformado en la virtud de producir los significados que la ciudad ha necesitado para desplegarse. Con la Exposición Internacional, los Juegos Olímpicos, el proyecto de la Explanada de los Museos, la Fuente Mágica, el Pabellón Mies van der Rohe, la montaña ha demostrado ser un recurso inagotable para producir la ciudad en lo que a discurso e imaginario se refiere.

La montaña mágica es un relato en 72 capítulos que se extiende a lo largo de los 72 días que dura la exposición. Cada capítulo es una tentativa en torno al llamado “presente histórico”. A saber: las formas en las que una colectividad articula su vivencia de presente con el fin de dar lugar a experiencias memorables. Igual que Montjuïc mismo, la exposición se presenta como una fuente inagotable de transmutaciones, para mostrar en este caso cómo el entusiasmo y la fabricación de expectativas son factores ineludibles a la hora de proporcionar experiencias de presente, al mismo tiempo que también lo son la decepción, la frustración y la sensación de insuficiencia. Paradójicamente, el presente es una necesidad histórica ala vez que -en palabras de Lúa Coderch- es un “tiempo estúdpido” e insuficiente para llegar a ser significativo por sí mismo.

 

Lúa Coderch (Iquitos, Perú, 1982) vive y trabaja en Barcelona. Exposiciones recientes en Bacelos (Madrid y Vigo), Capella de Sant Roc (Valls), Pavilion (Bucarest), Espai 2 (Terrassa), SMART Project Space (Amsterdam), Arts Santa Mònica (Barcelona) y La Capella (Barcelona), entre otros. Becas recientes: beca PAIR de la Fundació Suñol, beca para la creación artística de la Fundació Guasch-Coranty y beca del CoNCA para la investigación y la creación en los ámbitos artísticos y del pensamiento, entre otras. Está representada por la galería Bacelos.

 

Arqueología prevenitva: Los proyectos de Oriol Vilanova, Lúa Coderch, Lola Lasurt, Antonio Gagliano y LaFundició que se presentan en el marco del ciclo Arqueología preventiva plantean un conjunto de desplazamientos por la capa superficial de la memoria. Más que investigaciones sobre el pasado, se trata de un rastreo de las formas en las que la historia se dispone, se relata y comparece actualmente en la esfera pública; un mapeo de las herencias recibidas y que articulan nuestra relación con tiempos pretéritos; un conjunto de rutas hacia distintos lugares desde donde interpelar la memoria colectiva.